RVL carne 2013Yo Soy Rafael Villanueva Luque, hijo de un comerciante y una entregada madre ama de casa, que además colaboraba en el negocio familiar.
Nací en Barcelona en 1958 y actualmente estoy viviendo en Sant Antoni de Vilamajor, un pueblo de cinco mil habitantes en plena naturaleza y rodeado de montañas, a unos 45 kilómetros de la capital.
A mis trece años, en plena adolescencia tuve mi despertar espiritual y empecé mi búsqueda de la Verdad. Aventurero y explorador por naturaleza, me apasiona indagar en el mundo interior y los procesos mentales.
Soy un apasionado de la vida y me encanta viajar y conocer otras culturas y sus gentes. Disfrutar la Libertad en armonía y con respeto hacia las demás personas.
Tengo tres nietos y me encanta su naturalidad y sus ansias de aprender y vivir. Es algo maravilloso observar el hecho de que nacen completamente limpios de alma y mente. También me gusta ver como confían en las personas que los cuidan y tratan con Amor.

¿Qué hago?

Me fascinan las relaciones humanas y transmitir mis conocimientos y experiencias en forma de seminarios y talleres para el despertar de la conciencia a la realidad verdadera.
Estoy apoyando a muchas personas a mejorar sus vidas con sesiones y entrenamientos personalizados y también grupales, encaminados al Autoconocimiento y al Desarrollo Personal, combinando técnicas como Hipnosis, Programación Neurolingüística y Coaching, para alcanzar y mantener una sana Seguridad Emocional.
Con la firme convicción de que un mundo mejor es además de posible, también deseable, enseño a las personas la Ciencia Mental y el Arte de la Vida, para que manifiesten en sus vidas una Prosperidad Verdadera y equilibrada en el ámbito de la Salud, la Economía, las Relaciones Humanas y los Negocios.

¿Porque lo hago?

Yo he necesitado la ayuda de otras personas hasta convertirme en quién soy y llegar a donde estoy.
Es por eso que quiero ayudar a otras personas a convertirse en quien realmente quieren ser. Todas las personas necesitamos unos de otros y estamos interconectados de tal manera que, para evolucionar como humanidad y alcanzar más altos estados de consciencia, debemos hacerlo en conjunto, ya que para subir al siguiente nivel, nadie debe quedar atrás.
Lo hago también porque durante años he llevado lo que se llama doble vida, en el buen sentido, eso es mantener una actividad profesional de subsistencia y por otro lado vivir para cumplir mi Propósito de Vida.
Cuando he logrado juntar mis dones naturales con mis aspiraciones más íntimas, se produce la alineación necesaria para que los ingresos económicos vengan del cumplimiento del Propósito de Vida.